Alcanza la Comodidad a través de tu Incomodidad

LOGRA COMODIDAD.png

¿Tienes idea de cuántas veces el miedo ha hecho que las personas se alejen de algo que realmente quieren?

 

Una persona quiere postularse para un trabajo mejor, pero no lo hace por temor a ser rechazada.

 

Alguien ahorra miles de dólares para el pago inicial del automóvil de sus sueños, pero tienen miedo de hacer los pagos mensuales, por lo que mejor compran un vehículo con un precio de etiqueta más bajo.

 

Una persona sueña con mudarse a otra ciudad, pero el miedo hace que se quede donde todo y todos le son familiares.

 

Cuando te alejas de las cosas que deseas porque te sientes incómodo, te privas de un mejor desempeño, relaciones más agradables y una vida mejor.

 

Un pensamiento liberador

 

Para vivir plenamente, debemos estar dispuestos a hacer algo que no sea familiar o natural para nuestra realidad presente. Debemos caminar rápida y repetidamente hacia lo desconocido.

 

Para hacer eso, debemos alterar nuestra relación para cambiar y estar preparados para un cambio de paradigma. En lugar de “Estoy bien con cómo están las cosas. No quiero que el cambio me llegue,” pensar “El cambio es inevitable, así que yo hago realidad ese cambio”.

 

Este cambio de pensamiento nos permite navegar el cambio con un sentido de poder personal y confianza y dar forma a los resultados que obtenemos.

 

Donde ocurre la magia

 

Sentirse cómodo con la incomodidad es un desafío. Pero es un pequeño precio a pagar por alcanzar tus metas y crear la vida que realmente deseas.

 

Sin embargo, no todos los objetivos son iguales; hay tres tipos diferentes.

 

El primero es un objetivo de tipo A. Este es un objetivo que ya has logrado, como conseguir un trabajo, una casa o un automóvil similares. Los objetivos tipo A no te hacen estirar.

 

Luego, está la meta de Tipo B, que es algo que nunca has logrado, pero sabes, que con un poco más de esfuerzo, probablemente puedas alcanzarla.

 

Y, finalmente, hay una meta de tipo C. Este es un objetivo de fantasía que te hace estirar. Es algo que te lleva lejos de tu zona de confort.

 

Si tienes un objetivo de Tipo C, realmente te emocionará. Las metas de tipo C son donde ocurre la magia porque las deseas tanto que estás dispuesto a hacer lo que sea necesario para alcanzarlas. Te sientes cómodo sintiéndote incómodo.

 

A continuación, se muestran tres formas y razones para sentirse cómodo sintiéndose incómodo:

REPLANTEAR

No lograrás una mejora significativa en ningún área de tu vida sin experimentar alguna incomodidad. Entonces, en lugar de evitarlo, mira la incomodidad como una oportunidad para crecer, una oportunidad para ser, hacer y tener más y mejor.

 

Una forma de cambiar a esta nueva mentalidad es sentir curiosidad por uno mismo. Cuando te enfrentes a algo desconocido y empieces a sentirte incómodo, fíjate en la historia que te estás contando sobre la situación. Pregúntate: ¿es verdad? ¿Cómo puedo saber si esto que interpreto es real? ¿Existe otra posibilidad?

 

Para replantear el malestar, también puedes utilizar uno de estos trucos mentales: Reducirlo a lo ridículo.

 

Por ejemplo, si actualmente ganas $ 62,000 dólares al año, pero tu objetivo es ganar $ 250,000 al año, puede parecer una tarea titánica cuando piensas en tener que cuadriplicar tus ingresos.

Sin embargo, si lo desglosas en cuánto tendrías que ganar en un día o una hora, ganar $ 250,000 al año se vuelve mucho más manejable en tu mente.

 

Dividir las cosas que te hacen sentir incómodo en trozos pequeños evita que te sientas abrumado con todo lo que necesitas hacer cuando sales de tu zona de confort. Es mucho menos intimidante cuando buscas realizar tu tarea paso a paso o día a día.

VOLVER A ELEGIR

Reconocer una situación, circunstancia o desavenencia como una oportunidad para crecer no significa que los viejos pensamientos y hábitos dejen de presentarse. Significa que puedes reconocer las viejas tendencias de autosabotaje más rápidamente y evitarlas eligiendo nuevas posibilidades en tu mente.

 

Tomas decisiones a cada momento. Tú eliges quién quieres ser, cómo te presentas, qué haces y qué no haces. Por lo tanto, cuando surjan pensamientos de duda de "qué pasaría si", en lugar de alejarse de lo que deseas, haz una nueva elección.

 

Si tu intención es lograr un objetivo en particular, puedes usar tus elecciones como una herramienta poderosa para liberarte de lo que te limita. Tus opciones son el cómo llegar a donde quieres ir.

 

REIMAGINA

Todo comienza y termina en la mente. A donde va tu atención, tu energía fluye.

 

Si tienes un problema de flujo de efectivo, ¿te enfocas en lo que hay actualmente en tu cuenta bancaria o en la cantidad de dinero que deseas en tu cuenta bancaria?

 

Si tienes un problema de salud, ¿Te enfocas en los resultados de las radiografías o en restaurar tu salud?

 

Si deseas superar un problema y crear un resultado diferente, debes concentrarte en lo que deseas.

 

Siempre que tengas miedo de algo, da un paso atrás e imagínate completando la tarea o superando el obstáculo al que te enfrentas.

 

Imagínate que ya lo has logrado. Imagínate los elogios que recibirás, el saldo de tu cuenta bancaria creciendo o la alegría que sentirás cuando lo hayas logrado. Permítete experimentar todas las emociones que sentirás cuando tengas éxito.

 

Visualiza tu éxito una y otra vez y mantén la imagen del éxito en tu mente. Esto dirigirá tu atención a lo que deseas, al logro, en lugar del miedo.

 

Para más y mejor,

BOTON DESCARGA MATERIAL LOGRA COMODIDAD.