Desafío_y_prueba.png

 

 

 

 

 

 

 


 

Cuando podemos ver los desafíos que nos presenta la vida como una prueba, podemos atravesarlos pensando que son una oportunidad de crecimiento y aprendizaje. Si en cambio pensamos que cada uno de ellos es una batalla que hay que ganar viviremos de guerra en guerra.


¿Por qué siempre soy yo
el que tiene problemas?
¿Por qué esto tenía
que interferir en mi camino?
¿Por qué se me complican las cosas?
¿Por qué me pasa esto a mí? 

 

 

Tuviste un desacuerdo por dinero?
Algo que hiciste molestó a un amigo?
Te echaron de tu trabajo?
Te peleaste con tus hijos?
Te enojó como te atendieron?
Te sientes estresado frente a la gran cantidad de pendientes que tienes?
Te sientes frustrado porque tu trabajo no rinde como quisieras?
Te cuesta cumplir con tu plan de actividad física?
Otra vez volviste a engordar?
Te reprendieron en tu trabajo?
Hay alguien que sientes que se ha propuesto molestar tu vida?
Estas viviendo una injusticia?
Te sientes maltratado o engañado por alguien?


¿Cómo podrías ver lo que te está pasando como una oportunidad?
¿Cuál sería el aprendizaje que te está dejando esta experiencia?
Si esta situación tuviera un mensaje escondido para ti, cuál te parece que sería?
Si estuviéramos de acuerdo con Mike Doodley y esto te pasa porque el Universo te quiere, de que estaría tratando de salvarte?
Qué te estaría impulsando a hacer?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Piensa en cuántas cosas creíste que eran una crisis en tu vida y terminaron siendo una oportunidad?
El dolor y el sufrimiento de las crisis muchas veces no nos dejan ver el tesoro que ellas traen escondido y tiene que pasar mucho tiempo para que podamos entender para qué nos pasó lo que nos pasó.
A veces al transcurrir el tiempo podemos ver con mejor perspectiva y esto nos abre a una nueva mirada de los acontecimientos.
Por eso creo que la clave para transformar una crisis en una oportunidad y vivir la vida como si fuera una prueba está en el cambio de mirada y eso vive en nuestra decisión y responsabilidad.
 

Las adversidades podrían ser causa de crecimiento - dijo el maestro.

Y lo explicó del siguiente modo: Había un pájaro que se refugiaba a diario en las ramas secas del árbol, que se alzaba en medio de una inmensa llanura desértica.  Allí se había acostumbrado a picotear de esas ramas, casi sin ningún alimento. Un día, una ráfaga de viento arrancó el árbol de raíz, obligando al pobre pájaro a volar cien kilómetros en busca de un nuevo refugio... hasta que llegó a un bosque lleno de árboles cargados de ricas frutas.- Si el árbol seco se hubiera mantenido en pie, nada hubiera inducido al pájaro a renunciar a su seguridad y echarse a volar.

¿Por qué siempre soy yo el que tiene problemas?

¿Por qué esto tenía que interferir en mi camino?

¿Por qué se me complican las cosas?

¿Por qué me pasa esto a mí?

El Universo: Porque te quiero!!!!!

Mikey Doodley

No hay nadie menos afortunado

que el hombre a quien la adversidad olvida.

Pues no tiene la oportunidad de ponerse a prueba.   

Séneca

Cuando todo parezca estar en tu contra, recuerda que para levantarse, los aviones necesitan ir contra el viento y no a favor.

 

La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos.

Henry Ford

RESPONSABILIDAD:
Habilidad que tenemos los seres humanos
para responder frente a las circunstancias
que se nos presentan.

“SI ALGO VA A SER, DEPENDE DE MI”